Tendencia del mercado inmobiliario: por qué la crisis es siempre una oportunidad

Tendencia del mercado inmobiliario

Son muchas las preocupaciones actuales de todos los sectores. Y en el caso del sector de la construcción, el real estate y la vivienda no se marca ninguna excepción. Son varios los análisis que indican que la principal consecuencia que tendrá la crisis del coronavirus pasará por una contracción de la demanda de viviendas, así como por un desplome de los precios, sobre todo en los mercados en los que había costes más elevados. Esa tendencia en el mercado inmobiliario parece dibujarse como una foto que espanta al inversor. Sin embargo, es justo lo contrario. En todas las crisis hay grandes oportunidades.

Vivir una pandemia es algo que no se había presentado antes a la mayor parte de las generaciones vivas. Y aún aquellos que de niños pudieron pasar la conocida como gripe española, no pueden hacer unas comparaciones directas porque la sociedad ha cambiado de manera muy notable. Eso genera incertidumbre porque no se sabe hasta qué punto esa tendencia del mercado inmobiliario se convertirá en realidad o no. Pero un buen espejo en el que fijarse -aunque social, económica y políticamente estemos muy separados- es en el mercado inmobiliario chino.

Tendencia en el mercado inmobiliario español por la afectación del coronavirus: China como reflejo

En China la situación sanitaria está controlada, aunque se sigan aplicando estrictas normas de seguridad. Precisamente por esa diferencia de tiempos, se puede hacer un análisis de la tendencia de mercado inmobiliario en perspectiva. En el gigante asiático, la compra-venta de viviendas descendió entre enero y febrero hasta un 30% en comparación con años anteriores. Sin embargo, en marzo se recuperó ligeramente y se espera que la evolución desde entonces sea positiva mes a mes.

Los precios son otra de las cuestiones clave. Allí han llegado a caer hasta un 30% en el caso de las usadas y hasta un 25% en las nuevas. En España, se calculan bajadas de precios de entre un 10% y un 30% dependiendo de la ubicación. Esto se traduce en una estupenda oportunidad de inversión si se conoce bien el nicho de mercado y de demanda a medio y largo plazo.

Respecto al alquiler, el confinamiento hizo que el comportamiento de este mercado centrado en la vivienda se estancase en unos porcentajes muy similares a la compra-venta en los dos primeros meses del año. Sin embargo, en marzo repuntó, dado que las necesidades y demandas siguen siendo las mismas que en el pasado.

Es un hecho que los mercados inmobiliario español y chino son muy diferentes entre sí. Pero también es una realidad que no es la primera vez que el real estate se enfrenta a una crisis, puesto que todavía los recuerdos de la última están muy recientes. Y de esa, que sí sucedió aquí entre las mejores conclusiones positivas que pueden sacarse está la de invertir cuando los precios bajan a consecuencia de cuestiones de las que se puede estar seguro se saldrá. Cuando los vientos soplen a favor, será el momento de recoger -posiblemente- beneficios muy superiores a tiempos más certeros.

Deja tu comentario

NOMBRE *
EMAIL *
Web