¿Cómo podemos reducir la huella de carbono de la construcción de un edificio y mejorar su rentabilidad?

CW Herramientas Reducción Huella Carbono

Contaminar cada vez será más caro

Con la situación actual del cambio climático, los objetivos de la Unión Europea y las alertas que emiten desde el IPCC, todo apunta a que para conseguir el permiso de obras de un edificio o incluso una reforma, será obligatorio justificar que se está aplicando la opción con una menor huella posible.

Existen herramientas de análisis de impactos ambientales que nos permiten conocer la huella de carbono y de un material y hasta de un edificio.

Estas herramientas, si se incorporan en la fase de diseño de un edificio, nos permitirán identificar aquellas opciones de un mayor impacto ambiental y optar por otras de menor impacto.

Por ejemplo, un metro cúbico de cemento tiene unas emisiones de 292 Kg CO2/m3 y un metro cúbico de madera estructural tiene unas emisiones negativas de -353 kg CO2/m3.  En este caso se considera que el árbol durante su crecimiento ha eliminado CO2 de la atmosfera. Por este motivo (y otros) la construcción con madera esta en auge incluso en el sector de oficinas. La promotora Hines ya cuenta con algún edificio de madera y esta desarrollando otro en 22@ que también lo va a ser.

En los sistemas constructivos de fachada también hay diferencias significativas. Una fachada con sistema SATE de cien metros cuadrados genera 2,5 Tn COs, una de paneles prefabricados de hormigón 5,1 Tn CO2, una con paneles sándwich de aluminio 4,8 Tn CO2 y una de vidirio alrededor de 7,9 Tn CO2.

Todas con unas prestaciones térmicas similares con excepción del vidrio que son ligeramente peores.  Otras medidas como el uso de cerámica o madera en lugar de mármol para pavimento, el uso de máquinas de clima centralizado en lugar de clima descentralizado o la proximidad del fabricante también influirá positivamente en la huella de carbono del edificio.

El análisis de la huella de carbono de los materiales y los edificios son un requisito cada vez con más peso en los principales certificados de sostenibilidad.

Un edificio BREEAM o LEED debe tener  materiales con EPD o se debe realizar el análisis de ciclo de vida de todo el edificio. Pero no termina aquí el uso de esta información. En el mercado francés, a través de la Ley Grenelle, se valora y en algunos casos exige la existencia en el propio producto destinado al consumidor final la información ambiental relacionada con el ciclo de vida del producto, sobre todo la Huella de Carbono. La comisión europea esta preparando el terreno para extender estas prácticas del mercado francés a toda Europa.

Un caso aún más próximo. El ayuntamiento de Sant Cugat exige para las obras publicas que la constructora justifique que se está construyendo la opción con una menor huella de carbono. Para ello, cuando se entrega la documentación del proyecto, se debe presentar el análisis de la huella de carbono.

Estas medidas incentivarán a que los fabricantes apliquen medidas para reducir su huella de carbono. Aquellos con una huella más alta incluso pueden quedar fuera del mercado.

A modo de conclusión, el análisis de los impactos ambientales de un edificio va a formar parte de la toma de decisiones en un proceso de decisión de los edificios. Es una herramienta más que tenemos para mitigar los impactos sobre el cambio climático que además permite aumentar la rentabilidad de un proyecto. Contaminar cada vez es mas caro.

AUTOR: Miquel Estelrich , Sustainability Consultant

CONOCE MÁS SOBRE NUESTROS SERVICIOS DE SOSTENIBILIDAD

Share this post