5 Claves a tener en cuenta en un contrato de alquiler de nave industrial

contrato nave industrial

5 Claves a tener en cuenta en un contrato de alquiler de nave industrial

El contrato de alquiler de una nave es la cesión de un tipo de inmueble para un destino distinto al de vivienda a cambio de una cuantía. Se trata de un documento en el que el propietario o arrendador cede el uso y disfrute de su inmueble al inquilino o arrendatario a cambio de un precio y por un tiempo determinado, destinado al ejercicio de una actividad empresarial.

A la hora de firmar un contrato de alquiler de nave industrial, el documento debe contener claramente las obligaciones y derechos del arrendador y del arrendatario.

En el texto del contrato de arrendamiento debe detallarse información que defina aspectos tan importantes como la duración del contrato, procedimiento para su renovación, la fianza requerida y en concepto de qué, si incluye un periodo de carencia, la actividad que se va a desarrollar en el inmueble

5 claves de un contrato de alquiler de nave industrial

1.Duración del contrato

Establecer la duración del contrato, lo más habitual es que sea de 5 años, prorrogables por otros 5 años revisando la cuantía establecida como renta. En los casos en los que tras la finalización del contrato ninguna de las partes se comunica en el plazo establecido, se prorrogará por un año.

2. Precios y pago

El importe de la renta, así como el periodo de pago de la misma, normalmente es mensual, además de establecer el plazo de pago para cada periodo. También debe establecer las variaciones de la renta de alquiler que se suelen asociar a índices oficiales como el IPC (Índice de Precios de Consumo)

También se debe determinar quién se hará cargo de otros gastos del inmueble, como el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) o Tasa de Residuos Urbanos de Actividades (Basuras), así como de los suministros del inmueble. Lo más frecuente es que corra a cargo del arrendatario.

3. Tipo de uso de la nave industrial

Detallar el uso y destino de la nave industrial, según el tipo de actividad puede contar con licencias o conllevar ciertos problemas para obtenerlas, además de que un cambio en la actividad por parte del arrendatario puede suponer inconvenientes al arrendador en caso de reclamaciones.

4. Responsable de los daños

Es recomendable incluir quién será responsable en caso de producir daños a personas o bienes, lo más habitual es que este riesgo esté asociado a la actividad que desarrolla el arrendatario por lo que el arrendador puede exigir la contratación de un seguro de responsabilidad civil por el mismo periodo que dure el contrato y sus prórrogas.

5. Responsable del mantenimiento

Establecer quién se hará cargo de las reparaciones y trabajos de mantenimiento en la nave industrial, en este punto pueden dividirse entre las asociadas al inmueble, de las que se haría cargo el arrendador, y las asociadas a su uso, que corresponderían al arrendatario.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es la duración mínima de un contrato de alquiler de una nave industrial?

Los contratos de alquiler de naves industriales se rigen por la voluntad de las partes, es decir, que son el arrendador y el arrendatario quienes negocian la duración del contrato, así como las posibles prórrogas del mismo cuando el plazo establecido finaliza

¿Quién paga el IBI de una nave industrial alquilada?

Este es otro aspecto que deben negociar las partes, lo más habitual es que el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles corra a cargo del arrendatario, pero puede decidirse que lo pague el arrendador.

Share this post