10 puntos para mejorar tu oficina y tener el espacio perfecto

10 puntos para mejorar tu oficina

Los empleados pasan en la oficina una media de ocho horas al día, multiplicándolas por todos los días laborales da como resultado una gran cantidad de horas al cabo del año. Por eso no es de extrañar que para algunos su centro de trabajo sea prácticamente su segunda casa.

Quizá por el hecho de pasar tanto tiempo en el lugar de trabajo el mismo puede acabar afectando a la salud física y emocional de los empleados. Lo bueno es que con algunos sencillos cambios se puede conseguir mejorar tanto el bienestar físico como el emocional en la oficina, lo que se traducirá a su vez en un aumento de la productividad y una reducción del absentismo. A continuación os mostramos los 10 puntos claves para mejorar tu oficina y tener el espacio perfecto:

1.    Iluminación

Una buena iluminación es esencial a la hora de trabajar. Las luces de baja intensidad que producen sombras, o incluso las viejas bombillas que parpadean, pueden afectar negativamente a la concentración e incluso causar dolores de cabeza.

La iluminación natural siempre es la mejor, por eso hay que procurar sacarle partido a las ventanas. Por ejemplo, instalando los puestos de trabajo cerca de ellas.

Pero tampoco hay que olvidarse de la luz artificial. Sistemas de iluminación como el LED pueden ayudar a ahorrar en la factura energética y a la vez promover un ambiente activo de trabajo.

2. Distribuir bien los espacios

Otro punto para tener el espacio perfecto es cuidar que en la oficina cada cosa debería tener su lugar, aunque no haya una separación física entre unas zonas y otras. Cualquier persona que entre en la oficina debería se capaz de diferenciar: la zona de espera, la zona de recepción, la zona de trabajo, la zona de descanso, la zona de archivo de documentación y la zona de almacenamiento.

3. Facilitar la movilidad

Un puesto de trabajo demasiado estático no es bueno para el trabajador ni a nivel físico ni a nivel mental. Es cierto que algunos puestos requieren pasar mucho tiempo en una misma postura, pero hay que facilitar la movilidad de los trabajadores.

Para ello hay que contar con espacios por los que se pueda caminar tranquilamente y con seguridad. Los pasillos deben estar lo más despejados posible.

4. Contar con zonas de esparcimiento

Las grandes empresas tecnológicas vienen demostrando desde hace tiempo lo beneficioso que es tanto para ellas como para sus empleados contar con una zona de esparcimiento en el trabajo.

Cada equipo de trabajo puede tener unas necesidades diferentes en cuanto a zonas de este tipo, por eso lo mejor es personalizarlas según el negocio de que se trate. Pero en cualquier caso, contar con un espacio así ayuda a desconectar la mente, a recargar pilas y a reforzar las conexiones interpersonales entre empleados.

5. Decoración adaptada a la imagen de marca

Si la decoración de la oficina se adapta bien a la imagen de la marca se consigue que los empleados se sientan más identificados con la misma, aumentando el engagement.

Además, esto permite que cada espacio de trabajo sea único. Que un empleado que viene de otra empresa tenga la sensación de que realmente ha cambiado de lugar de trabajo.

6. Jugar con los colores

Los colores incluyen de forma directa en el estado de ánimo de las personas. Hay colores que aportan tranquilidad, otros que ayudan a estar más activos y algunos que fomentan la creatividad.

En lugar de escoger colores anodinos para las paredes de la oficina, se puede optar por elegir un color que pueda hacer que los empleados estén más activos o incluso más creativos.

También se puede incorporar el color a través del material de oficina (portalápices, carpetas, etc.) o mediante cuadros y otros elementos de decoración.

7. Colocar estímulos visuales

Algo tan sencillo como colgar unos cuadros en una pared vacía crea un estímulo visual que inmediatamente consigue que el lugar resulte más atractivo.

8. Usar plantas naturales

Nada de plantas artificiales que cogen polvo para rellenar pequeños huecos. Las plantas naturales aportan vitalidad y contribuyen a renovar el aire en el lugar de trabajo. Además, cuidarlas se puede convertir en un pequeño reto para los trabajadores.

9. Apostar por la tecnología

La tecnología puede hacer la jornada de trabajo mucho más llevadera, por eso es importante que esté al alcance de los trabajadores. Los puestos de trabajo de última generación deben contar como mínimo con un par de enchufes e incluso puertos USB para poder conectar móviles y tablets.

10. Dejar espacio a la personalización

Todo lo anterior puede contribuir a que el trabajador se sienta más cómodo en su lugar de trabajo, pero sin duda estará mucho mejor si tiene un cierto margen para personalizar su espacio. Algo tan sencillo como dejar cambiar el fondo de escritorio del ordenador, o poner en la mesa un dibujo hecho por un niño, no cuesta nada y tiene unos efectos muy positivos.

En definitiva, se trata de conseguir que la oficina deje de ser un espacio de trabajo oscuro e impersonal y se convierta en un espacio luminoso y agradable.

No dejes de leer la entrevista de Eje Prime a nuestra gurú del Workplace Strategy, Despina Kasikakis que aclara muchos puntos relacionados con este tema.

 Lee nuestro último informe sobre el Trabajo Flexible en España 2018 

Deja tu comentario

NOMBRE *
EMAIL *
Website