Trabajar dónde, cuándo y cómo quieras: oficinas flexibles y coworking

Trabajar dónde, cuándo y cómo quieras con oficinas flexibles y espacios coworking

Trabajar dónde, cuándo y cómo quieras: oficinas flexibles y coworking

El trabajar dónde, cuándo y cómo quieras está cada vez más cerca gracias a las soluciones en oficinas flexibles y coworking que ofrece el mercado inmobiliario, teniendo en cuenta tendencias que se han planteado por el COVID-19.

A pesar de que la reciente pandemia surgida en 2020 supuso un estancamiento e, incluso, recesión en el mercado de las oficinas flexibles por las restricciones impuestas para la movilidad de las personas, potenciando el trabajo desde casa de forma remota, a partir del segundo trimestre de 2021 en muchas zonas han recuperado la ocupación que tenían en 2019.

Esta situación ha obligado a los propietarios de espacios flexibles para trabajar a replantearse su cartera y modelo de contrato, ya que la demanda se ha visto reducida y los precios han bajado. El cierre de muchas oficinas supone una reducción de la oferta, por lo que cuando se reactive el mercado la demanda podría no verse satisfecha.

Trabajar dónde, cuándo y cómo quieras con propuestas combinadas

Para adaptarse a los nuevos tiempos post pandemia, surgen nuevos modelos de oficinas flexibles que contemplan diferentes opciones con el fin de atender las necesidades de las empresas y su personal de trabajar dónde, cuándo y cómo quieran:

  • El trabajo desde casa para evitar traslados.
  • Espacios en las comunidades para trabajar saliendo de casa, pero a poca distancia.
  • Oficinas de la empresa en diferentes puntos para que el personal no tenga que hacer largos desplazamientos.
  • Oficina principal, normalmente abierta al público, en la que se centralizan determinados servicios, con independencia de los traslados que supongan para los trabajadores.
  • Entornos públicos para reuniones más informales, como cafeterías.

Estas opciones representan las tendencias del futuro del ecosistema laboral, seguramente de forma combinada. Esto afecta tanto a las compañías que buscan sedes capaces de adaptarse a sus necesidades presentes y futuras, como a los propietarios de espacios flexibles o de coworking, ya que crece la demanda de espacios más amplios capaces de albergar más puestos.

También muchas empresas optan por ofrecer parte de sus propias instalaciones a colaboradores, proveedores o clientes como espacios de trabajo flexible que pueden utilizar bajo demanda.

Share this post