Productividad y reticencias en la vuelta a la presencialidad en la oficina

Vuelta a los espacios de trabajo

Productividad y reticencias en la vuelta a la presencialidad en la oficina

En Cushman & Wakefield hemos llevado a cabo un informe sobre la productividad y la vuelta al trabajo que queremos presentar en nuestro blog, dado que puede resultar de gran utilidad para los cientos de empresas que nos leen, así como para todos aquellos empresarios y trabajadores que quieran aunar esfuerzos y encontrar soluciones para una vuelta a la normalidad productiva.

 

Claves de la vuelta a los espacios de trabajo en modo productivo

Seguramente, para muchos empleados el teletrabajo, en sus inicios, fue un verdadero problema. Se aunaron la falta de experiencia, la falta de preparación de la empresa, así como una situación límite en la que todo el mundo se sentía impotente ante algo insólito y nunca antes experimentado. Sin embargo, tras esa primera fase, gran parte de ellos empezaron a disfrutar de todo lo que el teletrabajo implicaba como modelo ventajoso. Hasta tal punto que muchos han mostrado reticencias importantes en los planes de vuelta a los espacios de trabajo.

 

Sin embargo, aunque el modelo de trabajo en remoto haya llegado para quedarse, nuestro estudio -y algunos más desde diferentes campos- muestra cómo podría ser interesante implementar modelos de incentivo a la presencialidad, dado que se ha demostrado que beneficia al empleado, así como supone un incremento del compromiso y de la sensación de pertenencia.

 

Jornadas mixtas que combinen presencialidad y trabajo en remoto como modelo ideal

 

La imposición de una vuelta a la presencialidad al 100% de la jornada genera claramente tensiones con los trabajadores. O al menos, con una parte de ellos, aquellos que prefieren un empleo remoto tras haber experimentado la experiencia. Sin embargo, se ha detectado que es posible que los empleados no se den cuenta de cómo la asistencia frecuente a la oficina beneficia su experiencia y compromiso. Y es por eso que el mejor método para que ambas partes obtengan beneficios sea precisamente incentivando de algún modo esa presencialidad. 

 

En este otro artículo hemos publicado una infografía relacionada con el tema del estudio, y el cual sigue siendo la prioridad en este artículo. En ella se puede comprobar como en todas las categorías de empleo analizadas, una combinación presencial + teletrabajo en la que la presencia física se da al menos en 3 jornadas semanales tienen beneficios importantes. 

 

En cualquier caso, una apuesta por el incentivo, en lugar de la obligatoriedad o imposición, son sin lugar a dudas la mejor fórmula para obtener resultados en términos de productividad, así como de sensación de well-being en la plantilla.

Share this post