Regreso de la restauración tras el COVID en locales a pie de calle

Regreso de la restauración tras el COVID en locales a pie de calle

Regreso de la restauración tras el COVID en locales a pie de calle

Poco a poco, la normalidad ha vuelto al sector de la restauración. Es cierto que las distintas regulaciones de las Comunidades Autónomas han complicado la medición de la misma, porque en muchas regiones ha habido cierres totales y en otras la restricción era mucho más moderada. Sin embargo, podría decirse que con España fuera de la zona de riesgo por la pandemia, la hostelería puede por el momento respirar tranquila, aunque tomando las precauciones necesarias para evitar contagios y que vuelvan a dispararse las alertas.

Las medidas más habituales ante el covid en el sector hostelero

 

Pese a que cada local deben consultar la legislación que le afecta dependiendo de la Comunidad Autónoma en el que esté ubicado, el resumen de las medidas más habituales que han puesto en marcha la mayoría de territorios podría concentrarse en este listado:

 

  • Restricciones de aforo en el interior de los locales que varían entre el 20% y el 80%.
  • Restricciones en las terrazas, aunque más ligeras que en el interior.
  • Separación de entre un metro y medio y dos metros de mesas.
  • Limitación del número de personas por mesa.
  • Sistemas de control de la calidad del aire.
  • Solicitud del certificado de vacunación covid para el acceso a determinados tipos de local.

 

Cada vez, las restricciones de aforo son menos exigentes, siendo casi nulas en la mayor parte de las regiones cuando se habla de espacios exteriores. Precisamente esa “nueva normalidad” permite a la hostelería tener un cierto respiro, aunque en muchos lugares ya han optado por incorporar sistemas de la calidad del aire, los cuales están recomendados a la hora de poder introducir aforos máximos con una seguridad mayor.

 

La hostelería frente a otros sectores en el regreso a la nueva normalidad

 

Si hubo una cuestión que diferenció a la hostelería durante la pandemia es que fue el único sector al que le afectó el cierre total tras haber superado el confinamiento más estricto. Esto supuso que muchos locales no se recuperasen y echasen el cierre. Al mismo tiempo, mientras que en otros sectores se incorporaban medidas como las pantallas divisorias o la incorporación de protectores en mostradores, el propio trabajo en hostelería, directamente en contacto con el cliente no garantiza la seguridad en su implementación, e incrementaba los problemas de gestión de comandas, mesas y comidas de manera habitual.

 

Analizar qué ocurre en otros países no es demasiado extrapolable, porque la hostelería no tiene un peso cultural y empresarial similar. Sin embargo, sí parece lógico pensar que en esta nueva fase que estrenamos en la que vamos a tener que aprender a convivir con el virus, los hosteleros serán los más interesados en implementar las máximas medidas para garantizar que pueden seguir trabajando en condiciones.

Share this post