¿Qué es el ITE?

¿Qué es el ITE?

Seguramente las siglas ITE te suenen de estar relacionadas con las edificaciones. En realidad, podríamos definir qué es el ITE haciendo un símil con los vehículos como la ITV de los edificios. De hecho, el significado del acrónimo es, literalmente, Inspección Técnica de un Edificio. En ese sentido, es una obligación legal de los propietarios en su conjunto y permite comprobar que se cumplen las medidas de seguridad, así como para garantizar su conservación.

Más allá de qué es el ITE: plazos en los que debe realizarse la inspección

La inspección obligatoria de los edificios la marca la legislación vigente y obliga a emitirla a todos aquellos edificios que las diferentes normativas hayan identificado como sujetos a esta obligación. Debido a las diferentes normas locales, y de las distintas Comunidades Autónomas, para conocer el caso concreto es recomendable hacer una consulta en el propio ayuntamiento, o a través de un gestor de fincas de la zona.

En cualquier caso, con el ITE superado que debe solicitarse como mínimo a los 50 años de antigüedad, se debe pasar una posterior inspección de comprobación cada década, garantizando de esa manera la integridad física de los habitantes y la seguridad general

¿Qué se valora en la ITE?

Fundamentalmente, son tres las cuestiones que se analizan:

Conservación. La primera de ellas está relacionada con el estado del edificio, evaluando factores de conservación y de estructura.
Accesibilidad. En la ITE también se da relevancia a cuestiones que están relacionadas con la accesibilidad general y la no discriminación, revisando las barreras arquitectónicas que puedan existir.
Eficiencia energética. Aunque este factor es ya determinante en las viviendas individuales, la ITE lo revisa a nivel de edificación.

En cuanto a la ejecución de este procedimiento de revisión, el técnico hace una visita en la que comprueba todos esos factores para emitir después un informe. En realidad, salvo que se detecten cuestiones que así lo requieran, no se precisa una visita al interior de cada una de las viviendas.

Respecto a plazos, la ITE suele poder ejecutarse en una semana desde la visita del técnico, aunque todo ello dependerá de la disponibilidad del mismo y de si se detectan algunas cuestiones que deban ser analizadas con mayor detalle.

Si actualmente crees que necesitas asesoramiento o ayuda para encargar una ITE en tu edificio, puedes solicitarla al gestor de la comunidad, o contactar con un grupo inmobiliario líder como Cushman & Wakefield en el que nos encargamos de todo el proceso de bienes inmuebles.

Share this post