Según este artículo de Expansión, el mercado de oficinas vive una época dorada de expansión y crecimiento. La inseguridad jurídica en el sector residencial y la  gran demanda de espacios de trabajo modernos empuja a los inversores a promover nuevos inmuebles, muchos prealquilados durante su construcción.

El dinero se ha volcado en la promoción de oficinas. La gran liquidez que existe en los mercados internacionales y la recuperación del sector inmobiliario español ha atraído a grandes inversores de la talla de Blackstone, Värde, Com-merzbank, Hines y Amundi.  

Ante las restricciones del sector hotelero, la inseguridad jurídica del residencial y el momento disruptivo que vive la distribución comercial, el sector de oficinas se ha convertido en un refugio seguro para promotores e inversores, que actualmente tienen en marcha hasta cuarenta grandes edificios corporativos entre Madrid y Barcelona, de los que 24 son proyectos de nueva obra y el resto (16) son reformas.  

La gran demanda por parte de compañías extranjeras que quieren abrir en estas ciudades y el crecimiento orgánico de las empresas que ya tienen presencia en ellas ha provocando un descenso de la disponibilidad de espacios en alquiler hasta el 8,6% en Madrid y el 4,1% en Barcelona, según Cushman & Wakefield. En el caso de las áreas de primer nivel, las más demandas por las grandes compañías, la deso-cupación se reduce al 5% para Madrid y a un 1% en Barcelona. 

Lea más sobre esta noticia publicada en Expansión.

Deja tu comentario

NOMBRE *
EMAIL *
Web