Oficinas sostenibles, mucho más que beneficios para el medioambiente

Oficinas sostenibles, mucho más que beneficios para el medioambiente

Cuando se habla de oficinas sostenibles, generalmente se tiende a identificar estos espacios de trabajo con las nuevas formas de construcción más avanzadas que pretenden construir edificios en los que la eficiencia energética, y factores como el ahorro de agua o el aprovechamiento de los recursos naturales (energía solar, aerotermia o geotermia), sean las claves para crear inmuebles con emisiones muy bajas o nulas. Sin embargo, es cada vez más habitual ver referencias al concepto de oficina sostenible con respecto a las personas que trabajan en ella.

Well-being y sostenibilidad se dan la mano

De hecho, la búsqueda del bienestar de los trabajadores de la que hemos hablado a menudo en nuestro blog, con los conceptos de well-being o wellness se empiezan a asociar también a las oficinas sostenibles creando un significado mucho más amplio del término. La creación de espacios que sean respetuosos con el medio, al tiempo que fomentan el bienestar de las personas que trabajan en su interior parece ser el círculo perfecto hacia el que se quiere buscar una tendencia.

En este nuevo concepto de oficina sostenible, no se entiende el bienestar del medioambiente sin el bienestar del trabajador. Así, se cuidan los materiales, la estética, el ahorro energético, la distribución y se piensa en el uso que se le va a dar a todos esos factores. La salud del empleado pasa a un primer plano, y la misma se interrelaciona de forma cuasi perfecta con el cuidado del planeta. Una temperatura adecuada puede suponer una mejora de la productividad. Al mismo tiempo, si para alcanzarla se utilizan técnicas de aislamiento natural, así como una configuración adecuada de los espacios y fuentes de energía renovables, ganan todos: la empresa, los empleados y el medioambiente. Esto mismo se aplica a la luz natural, la calidad del aire, la ventilación, la apuesta por materiales reciclados o naturales, etc.

Oficinas sostenibles para sentirse bien

A todo ello hay que sumar que certificaciones como la prestigiosa Breem son cada vez más un reclamo para trabajadores y consumidores. Saber que la marca que adquieren o para la que trabajan tiene en su filosofía valores relacionados con la responsabilidad medioambiental es un tema que cada vez está más presente en la toma de decisiones. Y es por ello que las empresas se apresuran a incorporar este tipo de cambios y darlos a conocer. Por eso se prevé que la demanda por oficinas sostenibles vaya al alza en los próximos años.

En Cushman & Wakefield somos un grupo inmobiliario líder y estamos especializados en el sector de las oficinas sostenibles. Consúltanos tanto si necesitas encontrar una para tu negocio, si como propietario deseas ponerla en el mercado de la mano de expertos, o si te interesa tener asesoramiento sobre transformación medioambiental de edificaciones.

Share this post