El bienestar empresarial y por qué debería ser una prioridad en un negocio

Bienestar empresarial en negocios

Cada día, las personas pasan una media de 10 horas en el trabajo. Si se incluyen los desplazamientos y la comida, eso implica casi la mitad de las 24 horas del día para los que trabajan a tiempo completo. Por ello, todas las mejoras que se implementen no solamente supondrán una mayor calidad de vida para esos trabajadores, sino que repercutirán directamente en el ambiente laboral y en los resultados de la compañía. Por esto, el bienestar empresarial debería ser siempre una prioridad.

Aumentar la “felicidad laboral” puede parecer una utopía, sobre todo en empresas pequeñas y medianas que son la mayoría de las que conforman el tejido productivo español. Sin embargo, ofrecer un ambiente satisfactorio para los empleados no necesariamente supone una inversión imposible. La conciliación, las condiciones económicas y de trabajo, el ambiente del equipo, la motivación y el trato son cuestiones susceptibles de ser modificadas en la medida de las posibilidades de cada negocio.

El bienestar empresarial como prioritario en todas las compañías

Sin embargo, lo más importante para que ese bienestar empresarial se transforme en una realidad de todas las empresas es cuánto cree en el mismo el equipo directivo. Si ellos están convencidos, será una realidad. Y las razones para que los que todavía no lo están lo estén, se pueden resumir a continuación, siendo datos corroborados una y otra vez por diferentes estudios en la materia:

  • Mejora el estrés laboral que generalmente genera una mayor tasa de errores e incumplimiento de plazos.
  • Hay una menor tasa de absentismo, lo que se traduce en mayor productividad.
  • Los equipos están más motivados, lo que también influye en su productividad.
  • Las capacidades de las personas que trabajan en la empresa se incrementan.
  • Hay una menor fluctuación del talento y se consigue incrementar la tasa de retención del mismo.
  • Las relaciones personales y el ambiente laboral general mejoran notablemente.

Seguramente con ese resumen, cualquiera se convencería de que es importante hacer un plan orientado a la mejora del bienestar empresarial ahora. Y para hacerlo, se pueden implementar medidas ajustadas a la realidad de la empresa. Por ejemplo, la flexibilidad horaria o una formación más acorde con las motivaciones de los trabajadores. También las actividades extraordinarias relacionadas con las dinámicas de grupo, la implementación de políticas activas de reconocimiento de logros y méritos, …

En Cushman & Wakefield somos uno de los grupos inmobiliarios líderes a nivel internacional. Podemos ayudarte a analizar tu situación empresarial. Además, podemos aconsejarte en la definición del proyecto en el espacio de trabajo, o incluso buscar uno más ajustado a ese nuevo enfoque humano y laboral.

Deja tu comentario

NOMBRE *
EMAIL *
Web

wpChatIcon